miércoles, 25 de junio de 2008

Los Pequeños Seres Mágicos

Un fantástico mundo de seres vivos puebla y enriquece la tierra. Sin ellos la agricultura no existiría.

Un gramo de tierra puede contener hasta 4 billones de seres vivos, que es casi la población humana del planeta. Esta fantástica concentración de vida exige reflexionar al respecto. La menor acción del hombre como caminar por el terreno ya modifica a esa delicada estructura. ¿Qué decir entonces del paso de pesadas máquinas, de las quemas y de los agrotóxicos?.

La agricultura debe ser practicada en armonía con la naturaleza, para ello es necesario entender el funcionamiento de los seres vivos de la tierra.

En general, las personas no interactúan con los seres vivos del suelo, a no ser que uno de ellos se convierte en plaga y comience a ser perjudicial. Pero los diminutos animales y vegetales, la mayoría microscópicos, tienen funciones importantes, de modo que, si se acabasen la agricultura desaparecería, y el hombre también.

Su trabajo es variado: los pequeños túneles construidos por larvas e insectos, lombrices y hormigas sirven para que circulen el aire y agua y que penetren  las raíces de las plantas.

Además, esos animales y los pequeñísimos vegetales, trituran y descomponen la materia orgánica, tornándola en macro y micronutrientes disponibles para las raíces de las plantas. Hacen más: fabrican el Humus, que mejora la estructura del suelo, producen sustancias que ayudan a los cultivos a crecer, a defenderse de las plagas y enfermedades (el primer antibiótico descubierto fue la penicilina, producida por un hongo) y otras sustancias que tienen la función de cementar los agregados del suelo, formado por los minerales, así, estos agregados se vuelven  resistentes a la acción de la lluvia y el viento.

Si no estuviesen esos pequeños trabajadores que descomponen y transforman la materia orgánica, todas las plantas y animales que mueren formarían una capa tan espesa que impediría que nazca algo más  en la tierra.

Esas son algunas de sus actividades físicas y biológicas. Ellos también participan de la química del suelo, produciendo ácidos que disuelven los nutrientes minerales del terreno, como fósforo y potasio (respectivamente P y K de los abonos NPK) y los vuelven absorbibles por las plantas.

Así mismo al nitrógeno (la N del trío NPK), los microorganismos lo retiran del aire y suministran a las plantas. Para ello el aire debe circular en los macroporos.

El peso de billones de bacterias y hongos  útiles a la agricultura existentes en una pequeña porción de tierra, sumado al peso de los insectos, lombrices y otros pequeños organismos varía de 2,3 a 10 tn/ha, mucho más que el peso de los bovinos que puedan vivir en esa área. Por lo tanto hay más vida bajo la superficie de la tierra que sobre ella. El número y la variedad de seres subterráneos dependen en gran parte de la cantidad de materia orgánica (su alimento) existente en el suelo. Más materia orgánica, más vida en el suelo.  

 

Tres tipos principales de micro vida en el suelo

Las Bacterias son las más activas en la descomposición de la materia orgánica. Pero cuando el suelo queda ácido, son substituidas por los Hongos. Cuando el suelo queda muy seco, el trabajo es realizado por los Actinomicetes.

 Bacterias

Los seres más numerosos existentes en el suelo son las bacterias -una de las menores formas de vida, pues tienen una  única célula-. En 1 g del suelo puede haber hasta 4 billones de ellas, son esenciales para la agricultura y para la vida en general de la tierra. Transforman el nitrógeno de la materia orgánica en nitrógeno mineral, que así puede ser absorbido por las plantas. También vuelven el Azufre (el S del NPK + S) absorbible y retiran el nitrógeno del aire, robusteciendo las raíces.

Además de eso, sólo ellas consiguen transformar la celulosa de las hojas en la  “cola bacteriana”, que une los minerales del terreno.



los hongos

Otro gran grupo de microorganismos del suelo es el de los hongos.

Algunos de ellos, microscópicos, pueden sumar varios millones en 1 g del suelo. A pesar de que muchos son responsables por varias enfermedades de las plantas, la gran mayoría de los hongos es benéfica y muy eficiente en la descomposición de la materia orgánica. Consiguen trabajar en suelos ácidos, al contrario de las bacterias, ya que estas viven con dificultad donde la acidez es elevada.

 Los actinomicetes

Además de las bacterias y de los hongos, existe en el suelo un vegetal microscópico llamado actinomicete. Cada uno está constituido por una sola célula, como las bacterias, pero su cuerpo se ramifica en pequeños hilos, como los hongos.

Puede haber 30 millones de actinomicetes en 1 g del suelo.

Se dan bien en suelos húmedos y arados, pero soportan la seca más fácilmente que las bacterias.

No toleran el suelo ácido, donde son sustituidos por los hongos. Los actinomicetes son muy activos en la descomposición de la materia orgánica y consiguen atacar los materiales más resistentes, liberando nutrientes para las plantas.

Bacterias, hongos y actinomicetes, los microorganismos más numerosos y más activos del suelo, trabajan en un sistema de reversibilidad: cambian de posición conforme a la humedad y a la acidez del suelo. Cuando el suelo se seca, aumenta el número de actinomicetes y disminuye el de bacterias, cuando el terreno queda más ácido, los dos son sustituidos por los hongos, que pasan a descomponer la materia orgánica.

  Las algas

Las algas son otros microorganismos que existen en el suelo.

Como ciertas bacterias ellas retiran y absorben el nitrógeno del aire: cuando mueren dejan esos nutrientes en la tierra -luego transformados por los otros microorganismos en alimentos para los cultivos-. Las algas, además de eso mantienen el terreno húmedo, porque absorben agua en cantidad hasta diez veces mayor que su propio volumen.

Así los cultivos que crecen en suelos con algas son más resistentes a la seca. Es más, ellas envuelven los grumos del suelo, volviéndolos más resistentes a la erosión.

Hay muchos otros vegetales útiles en el suelo, las bacterias, hongos, actinomicetes y algas son los más conocidos.

  Las lombrices

De los animales del suelo, las lombrices son los más importantes, ellas construyen redes de canales que airean el terreno (los macroporos) y depositan anualmente decenas de toneladas de estiércol por hectárea. Ese estiércol es más rico que el suelo comido por las lombrices, contienen más materia orgánica, mayor cantidad de nutrientes, menor acidez y mayor capacidad de cambio de cationes ( CIC).

Además de las lombrices, hay una infinidad de pequeños animales en el suelo, como los insectos, la clase más numerosa del reino animal. De cerca de 1 millón de especies animales, 640 mil son insectos. Ese verdadero ejército da inicio a la descomposición de la materia orgánica, cortándola en pequeños pedazos, facilitando el trabajo de los microorganismos.


relacion leguminosas-Rhizobium

Bacterias del género Rhizobium, que viven en las raíces de las leguminosas (plantas que producen vainas), capturan nitrógeno del aire y lo transforman en nitrógeno aprovechable por las plantas. Estas bacterias se asocian a las leguminosas: reciben azúcares de las raíces y  les entregan  nitrógeno.

A pesar de existir normalmente en el suelo, se puede agregar  Rhizobium a las plantas por medio de productos comerciales, los inoculantes, que se encuentran en los lugares de venta de insumos agropecuarios. Se mezcla el inoculante en la proporción recomendada por el fabricante, y se siembra enseguida. De esa forma se puede aumentar la producción del poroto, por ejemplo de 600 a 1200 kg/ha.

El nitrógeno queda almacenado en pequeñas agallas en las raíces, llamadas nódulos. Las leguminosas inoculadas entregan al suelo, anualmente, de 100 a 300Kg de nitrógeno por hectárea, lo que corresponde a un buen abonado químico


Los Hongos Útiles

La planta produce, por la fotosíntesis, algunos tipos de azúcares que circulan por ella. En las raíces, estos azúcares sirven de alimentos para los hongos que viven unidos a esa parte de la planta - los hongos micorríticos - Se trata de una simbiosis, a cambio de alimento, ellos pasan agua y nutrientes hacia las raíces. Actúan como raíces extras de las plantas. Ello mejora la absorción de nutrientes y agua, vulve a la planta más resistente a las enfermedades del suelo y aumenta el índice de rendimiento de las mudas.

El productor de café, ananá, banana, mandioca, batata, citrus, plantas ornamentales y árboles en general puede conseguirlas en centros especializados

Donde viven los hongos útiles

 

El fuego apaga la vida

Cuando se queman las pasturas, se eliminan los pastos duros, y se consigue la brotación anticipada del forraje, en poco tiempo, el campo queda todo verde. Algunas plagas disminuyen su población después de la quema, y los pastos aparecen limpios: es un método simple y barato. ¿Será realmente barato? Tal vez sea a corto plazo, como medida que no se repetirá. En general quien usa fuego una vez halla el proceso fácil y pasa a quemar la vegetación todos los años, en este caso las quemas perjudican mucho la vida del suelo, reduciendo el número de especies, provocando la aparición de plagas y comprometiendo la producción. El fuego hace aparecer una vegetación fibrosa y grosera de poco valor nutritivo que nace en matas y no  cubre  el terreno.

Las gramíneas forrajeras buenas y tiernas, más delicadas, no pueden competir con estos pastos y la calidad de la pastura empeora. Después de algunos años de quemas, también disminuye la capacidad receptiva del campo  (número de cabezas de ganado por ha). Quemas frecuentes dejan “manchones” de suelo descubierto, porque el fuego dificulta el desarrollo de las vegetales que protegen la superficie del suelo del impacto de la lluvia o el sol, quedando vulnerable y sujeto a la erosión.

Hay otros problemas: el fuego reseca el terreno y crea una costra que dificulta la infiltración del agua e impide el retorno de las hojas y del pasto al suelo, porque lo transforma en cenizas.

Así, el suelo queda privado de esa fuente de materia orgánica. Todo eso impide la vida normal de la población del suelo. Para conseguir pasturas limpias y productivas en suelo vivo, se debe hacer rotación del pastaje (pastoreo rotativo), pasar el rolo, (preferentemente con el rolo-cuchillo) y principalmente, usar pastos adaptados al clima, al suelo y a las demás condiciones del lugar. Pastos introducidos en una propiedad sólo porque son considerados milagrosos, concluyen muchas veces, siendo sustituidos naturalmente por invasores. Por el contrario, pastos adaptados cubren el suelo y forman buenas pasturas  sin necesidad de usar el fuego. Estas técnicas exigen erogaciones, pero garantizan una buena producción, conservan la vida del suelo y son a mediano y largo plazo, mucho más económicas.

Revolucion en la agricultura

La producción de soja puede crecer un 15  o 20% en los próximos años, sólo con el aumento de la cantidad de granos por planta. Para ello, el Centro Nacional de Investigación de Biología del Suelo (CNPBS), de la Embrapa, en Brasil, está desarrollando razas perfeccionadas de rhizobios que sustituirán a las actuales, presentes en los inoculantes comerciales.

Las razas más eficientes no aumentan la cantidad de nitrógeno fijada en la raíz, pero transforman ese elemento en sustancias que favorecen la producción de granos.

La gran novedad en esa área está relacionada con la caña de azúcar, una gramínea. Hasta hace poco se creía que sólo las leguminosas  -plantas cuyos frutos son vainas- se podían asociar a las bacterias recolectoras de nitrógeno. En tanto, la investigadora Johanna Dobereiner, del CNPBS encontró 2 variedades de caña de azúcar que viven en simbiosis con esas bacterias y no necesitan el abono químico nitrogenado.

Los responsables de esa revolución en la agricultura son la Krakatau CB 45-3, variedad plantada en especial en el nordeste, y el SP 70-1143, cultivada en San Pablo.

En suelos pobres, la fijación de nitrógeno por las bacterias podrá garantizar rendimientos de caña tres veces mayores que la media nacional.

Con esto, la producción de caña y de alcohol podrá presentar un balance energético positivo, el que según Dobereiner no ocurre actualmente. Ella calcula que la eliminación de abono nitrogenado por las bacterias, como ocurre en el cultivo de la soja gracias a las bacterias, economizarán 500 millones de dólares al año. Sin contar los beneficios para el ambiente, el abono químico nitrogenado contamina las aguas de ríos y lagos, matando peces, animales y personas.

La lombriz tambien produce riquezas 

Ellas comen casi todo lo que encuentran a su camino, construyen túneles, mezclan la tierra y fabrican humus

Charles Darwin decía que la lombriz  era el arado de la naturaleza.

No se trata de ninguna exageración. Ella mezcla la tierra y construye túneles por donde penetran el agua y el aire, ayudando a mejorar la estructura del suelo. Además, come prácticamente todo lo que encuentra en su camino subterráneo -tierra, restos vegetales y pequeños insectos- siendo ese material devuelto a la tierra en forma de humus, después de pasar por su aparato digestivo.

En 1890 el agrónomo alemán Ewald Wollny concluyó después de 5 años de estudio, que suelos con lombrices producen de 35 a 50% más de granos, y un 40% más de forrajes, en comparación con cultivos plantados en suelos sin esos oligoquetos; que las plantas son menos propensas al ataque de plagas, y árboles que no daban flores florecen. La acidez del suelo disminuye sin la necesidad del uso de calcáreo, es que la tierra queda más rica en calcio y también en fósforo. 

Puede asombrar que un animal tan pequeño interactúe tanto en el suelo. La sorpresa termina cuando se descubre que sobre la tierra, las lombrices pesan tanto como el ganado que pasta en ella. 

Una hectárea de buena pastura puede contener de 1,5 a 2 millones de lombrices, lo que representa de 900 a 1.200Kg - peso no siempre alcanzado por los bovinos en engorde.

Después de 4 o 5 años se acostumbra transformar una buena pastura  en un terreno de cultivo. Si la preparación es incorrecta, con quema, aradas y rastreadas exagerados (dejando la tierra revuelta y pulverizada y el suelo descubierto), disminuye la materia orgánica del terreno, quedando reseco. Para la supervivencia de los seres vivos del suelo, materia orgánica y humedad son factores esenciales. Así, la preparación incorrecta significa muerte para las lombrices. 

En un suelo bien cuidado las lombrices sobreviven y perforan las paredes en todas direcciones. En ese trabajo ellas segregan por la piel un mucus que ayuda a dar firmeza a las paredes de los túneles. 

Con eso la porosidad del suelo aumenta. Los surcos, en general, son más profundos que los producidos por el arado, sin el inconveniente de perjudicar la estructura de la tierra. 

A pesar de que hay lombrices que penetran hasta 4 cm. de profundidad, lo normal es que no pasen de 0,5 cm.  Todo eso resulta en una más fácil circulación del aire, esencial para la vida de numerosos organismos del suelo. Mejorando también la filtración del agua, facilitando la nutrición de las plantas. 

Los excrementos de las lombrices aumentan la cantidad de fósforo asimilable, de potasio y magnesio cambiables en el suelo de tres a once veces. Elevan, también, de 5 a 10 veces el tenor de nitratos y en un 30% el de calcio, disminuyendo la acidez de la tierra. 

Por su composición y sus propiedades físicas y químicas, desechos de las lombrices aumentan hasta un 60% el desarrollo de las bacterias y de otros microorganismos del suelo, inclusive de bacterias como los rizobios, que asimilan para las plantas nitrógeno atmosférico. Multiplicados, esos microorganismo aceleran la fermentación de restos vegetales y animales, aprovechados por las plantas. 

Para obtener todo eso, no basta “sembrar” lombrices, colocándolas sobre la tierra. Es preciso conservar el suelo, con rotación de cultivos, plantación directa y abono orgánico, manteniéndolo siempre cubierto

Un Trabajo Subterráneo

Sin dientes, la lombriz come la tierra con la faringe. Devora todo lo que encuentra, incestos, hojas, gajos, etc. Lo que no consigue comer, por ser muy duro, lo cubre con celulosa - una especie de saliva -. Todo eso sin los sentidos de la visión y  la audición.

En compensación, la lombriz tiene 5 pares de corazones y dos poderosas redes musculares.

A medida que lleva alimentos a la boca, expele por la otra extremidad el humus,  mientras cava túneles en la tierra. El cuerpo está formado por anillos. En la puesta de huevos, que dura la noche entera, la lombriz, expele una cápsula que puede contener de 1 a 20 huevos. De la puesta a la eclosión de los huevos son necesarios de 3 a 4 meses. La lombriz es hermafrodita, es decir que un individuo posee ambos sexos.

Hay más de 1.800 especies de lombrices clasificadas en dos grandes grupos según el color, rojas y cenicientas.   

Las rojas generalmente, viven más cerca de la superficie donde dejan sus excrementos. Las cenizas están más profundas

Las especies más comunes son: 

LOMBRICES DE CAMPO (Allobophora caliginosa): Encontradas generalmente en primavera u otoño de 6 a 17 cm de largo. Se reproduce poco pero es muy útil para la agricultura, horticultura y jardinería. Se concentran en las raíces de las plantas a una profundidad de 10 a 25 cm, puede vivir en suelos infértiles con pie de arado, por eso sirve para regenerar suelos.

LOMBRICES PALIDAS (Octolasium lacteum): Se desarrollan bien en suelos arenosos y húmedos. Su longitud es de 3 a 18 cm,  fue encontrada en suelos cultivados, vive en profundidades en torno de 25 cm. 

LOMBRICES DEL ESTIERCOL O ROJAS DE CALIFORNIA (Eisenia foetida): De 4 a 13 cm es la más usada en la cría para producir humus de lombriz. No puede vivir sin grandes cantidades de materia orgánica. Vive en montones de estiércol y  composts. 

LOMBRIZ DE DESAGÜES (Dendrobaena alpina): Prefiere ambientes ricos en restos orgánicos, vive bien asociada a la californiana. 

LOMBRIZ DE LA NOCHE (Lumbricus terrestris): Generalmente se encuentra en los jardines, frutales, selvas, pasturas y suelos cultivados. Miden de 9 a 30 cm, Por la noche acostumbra a subir a la superficie donde deja excrementos. Es muy útil para la agricultura porque perfora el suelo, ayuda a  romper el subsuelo y facilita el cambio de materia orgánica. Puede llegar a 4,5m de profundidad. Prefiere regiones de temperatura fría, se reproduce poco. Una de sus cualidades es ayudar en el control de enfermedades fúngicas. 

LOMBRICES ROJAS (Lumbricus rubeluus): Utilizadas por los pescadores. Tienen gran capacidad de transformar rápidamente depósitos de materia orgánicas en compost, miden de 6 a 15cm viven en la superficie o en el interior del suelo.

  La venta de microoorganismos

La producción, a escala industrial, de seres vivos para el suelo es un nuevo aporte de la ciencia a la agricultura.

Microorganismos especializados, seleccionados o reconocidos en laboratorios y distribuidos  en agricultores del mundo entero, son la gran novedad de la ciencia para vida del suelo.

Solo en Japón, más de 300 empresas  producen y venden microorganismos para la agricultura. En Brasil, varias organizaciones, grandes y pequeñas, también se dedican a esa actividad. Las más importantes están en San Pablo: 

cooperativa agricola de cotia
Esta no es una organización de agricultura orgánica. Pero sabe que es fundamental para sus asociados preservar el suelo y trabajar con técnicas de bajo costo.

Por eso 1986, envió a Japón al Agrónomo Taketo Nishimura, del departamento de Grandes incubaciones,  para estudiar  como hacer compost  y microorganismos.

A partir de ahí, la CAC pasó a investigar el producto y desarrolló el Biocac, con levaduras, hongos y bacterias, para ser usado en los compuestos orgánicos -200 g/m-. Pero también intenta mantener en secreto el nombre  de los microorganismos. La experiencia realizada por la Cooperativa muestra que el pimiento abonado con el compuesto tratado con Bioac, presenta raíces más profundas y tallos más fuertes que el abonado  químicamente. 

MOA de brasil

Siguiendo los conceptos de Mokiti Okada (1882-1955), un filosofo Japonés, es creada la filial de la Fundación Centro Internacional de Pesquisa y Desarrollo de la Agricultura, de Japón, La Asociación Mokiti Okada del Brasil.

La MOA  provee de bacterias, hongos y  actinomicetes a sus asociados. Los productos son vendidos con sus nombres comerciales. Los más usados en Brasil son los Eokomit y los BYM enzyme, importados de Alemania y de Japón.

Para bajar el costo, la MOA recomienda multiplicar los microorganismos a partir del producto importado mezclándolos al afrecho  de arroz o de trigo en el propio campo.

La receta de MOA para multiplicar el Eokomit es la siguiente:

Mezcle 1 litro de Eokomit en 100 litros de afrecho de arroz en un recipiente plástico, con la tapa  perforada en algunos puntos para permitir la circulación del aire.

Entierre el recipiente en un montículo de materia orgánica que esté siendo preparado para el compuesto.

La temperatura debe estar entre 40 y 60 grados centígrados.

Después de una semana el inoculante está multiplicado: 1 Litro de inoculante multiplicado sirve para compostar  3 m3 de materia orgánica.

 fundacion mokiti Okada

A pesar del nombre parecido con el de MOA, se trata de una organización independiente, que también siguen las enseñanzas del filosofo Japonés

La fundación produce dos tipos distintos de microorganismos: El EM-4 y el EM-5.

EM significa microorganismo efectivo, pero sus componentes  son secreto industrial.

El EM-4 es usado en el  suelo para purificarlo y descomponer la materia orgánica, en un proceso semejante al de silo. También puede ser usado en la materia orgánica fuera del suelo en el proceso de formación de composts, para acelerar y mejorar la fermentación.

EL EM-5 es aplicado directamente en las plantas, con la función principal de combatir plagas. Diluido en agua al 10 %, también es eficaz contra las uras. No son productos caros. Cuestan 6 dólares el litro, para ser diluidos en 1.000 a 2.000 litros de agua. 

Las Bacterias de Yoshimoto

En Brasil, el biólogo y fitopatólogo Hiroyuki Yoshimoto produce y vende microorganismos de dos tipos: bacterias fotosintetizadoras (que realizan fotosíntesis) conocidas como PSB -Photosynthetic bacteriae-, y bacterias aceleradoras de la de formación de composts, del mismo tipo de las contenidas en Eokomit.

Las bacterias fotosintetizantes, de las cuales la más común es la Rhodopseudomonas capsulata red, descontaminan y eliminan el mal olor de los lagos y sirven también para limpiar el agua de acuarios. Las PSB, aplicadas al suelo, actúan como antibiótico, contrololando nemátodes, según Yoshimoto. Para esto se diluyen de 5 a 10 litros del producto en 1.000 litros de agua, suficiente para tratar 1 ha. La aplicación debe ser hecha con suelo húmedo.

El precio de 1 litro de bacterias fotosintetizantes es de 1,5 dólares. Las bacterias que aceleran la descomposición de la materia orgánica son más caras, cuestan 5 dólares el litro. Pueden ser multiplicadas en la hacienda, disminuyendo el costo para el producto.


Comentarios